ARK NETWORK reference.ch · populus.ch    
 

  LOS QUISTES DE TARLOV 

 Home  | Livre d'Or  | Album-Photo  | Contact  

 

 

Rubriques

Liens


TRATAMIENTO

Los Quistes de Tarlov, fueron descubiertos por el Dr Isadore M.Tarlov que desarrolló sus estudios en la Universidad John Hopkins, en Baltimore, Maryland (EEUU) y descubrió los quistes en la columna vertebral de los pacientes durante sus estudios de medicina sobre la anatomia y la patologia de las enfermedades humanas. Fué el Dr. Tarlov quién tambien introdujo el primer tratamiento para los pacientes.  
 
A pesar de los avances en el diagnóstico de los QT’s, existe aún una gran controversia respecto al tratamiento mas óptimo, y no se ha alcanzado aún un consenso sobre si las técnicas no quirúrgicas, menos invasivas, son de elección frente a la neurocirugía, ya que con ninguna de ellas se ha evitado, por completo, la recurrencia de llenado de los quistes. 
 
En cualquier caso si hay algo en que todos los especialistas están de acuerdo es en que el tratamiento se debe realizar únicamente cuando exista una certeza razonable de que el quiste es la causa de los síntomas -lo que exige en ocasiones, otras muchas pruebas para descartar patologías con síntomas similares- y cuando los síntomas son suficientemente serios para justificar su tratamiento. El hallazgo de un quiste no es razón suficiente para ser tratado. 
 
La experiencia de los pacientes de nuestras asociaciones, muestran que, en la actualidad, el tratamiento de elección, mas efectivo y menos peligroso de los quistes, es una técnica mínimamente invasiva, denominada inyeccion de adhesivo o pegamento de fibrina, conocida en el idioma inglés, con las siglas FGI, que se corresponden con las iniciales del término "Fibrin glue injection". La inyeccion del adhesivo de fibrina emplea dos agujas, que son introducidas percutáneamente (a través de la píel), empleando la fluoroscopia continua por TC (escaner) para su posicionamiento en el interior del quiste. Una aguja aspira el líquido cefaloraquídeo (LCR) del interior, mientras otra aguja, lo rellena con el adhesivo de fibrina. De este modo se descomprime el quiste y disminuye la presión ejercida por estos sobre las raices nerviosas. Por último se cierra el cuello del quiste, como un globo. En ocasiones el método falla porque algunas variantes del quiste no responden al tratamiento, aunque en la mayoria de las ocasiones el método falla al cabo de un tiempo, debido a que la presión ejercida por el LCR acaba disolviendo el adhesivo de fibrina. 
 
Una alternativa a la introducción percutánea a las agujas es la cirugía abierta que implica la realización de una laminectomia (orificio que se practica en el sacro) como medio para acceder al quiste y practicar posteriormente la FGI. Es obviamente una cirugía mas agresiva. 
 
La técnica percutánea es practicada por un número reducido de neurocirujanos. Los Centros de Referencia para el tratamiento de los QT’s en Europa y EEUU prueban esta técnica en quistes valvulares apropiados antes de recurrir a la cirugía. 
 
En el Hospital John Hopkins, en Baltimore, Maryland, los Dr Long y Murphy utilizan el sistema de dos agujas-FGI, introducidas percutáneamente. 
 
El Dr. Maitrot en Estrasburgo (Francia), utiliza igualmente el sistema de dos agujas-FGI, pero además ha desarrollado y puesto a punto, una nueva técnica para mejorar los resultados obtenidos con la fibrina, ya que esta suele disolverse al cabo del tiempo por la presión del LCR, obligando a una nueva reaspiración de los quistes. En la técnica empleada por el Dr. Maitrot, el lugar que ocupaba el LCR se inyecta  
con una mezcla de adhesivo y grasa fluida tomada por lipposuccion, en el ombligo. Con la ayuda de la endoscopia, el fluido se aspira y el quiste es doblado sobre sí mismo y cerrado. La mayoria de los tarlovianos prefieren la endoscopia porque la cámara del aparato utilizado en la misma, esta grabando en vivo continuamente y sin pausa todos los movimientos cuando el neurocirujano esta trabajando.  
 
Os iremos informando sobre esta nueva técnica, que requiere anestesia general, ya que no sólo se intenta evitar que el LCR acabe disolviendo la fibrina sino que va a mejorar la técnica para sellar el quiste de modo que no pueda volver a rellenarse.  
 
En algunos pacientes la FGI no es suficiente y se precisa una intervención mas agresiva para lo cual se precisa de una cirugia en la espalda denominada laminectomia. Consiste en practicar un orificio en el sacro para permitir la manipulación directa del quiste por microcirugía. Se aplica en casos donde hay erosiones del hueso o en la nueva técnica desarrollada por el Dr. Maitrot. Tras la laminectomia algunos neurocirujanos optan por la excisión quirúrgica del quiste, intervención que a pesar de realizarse con monitorización electrofisiológica puede dañar de manera irreversible alguno de los nervios de la zona ocasionando secuelas definitivas en los pacientes. 
 
A pesar de las distintas técnicas existentes para el tratamiento de los QT’s, es extraordinariamente raro encontrar neurocirujanos que hayan tratado a un número sustancial de pacientes con un porcentaje de éxitos elevado. El Dr. Long del John Hopkins Hospital comenta: “El problema con todos estos procedimientos es la dificultad que encontramos para ocluir las vías del fluido espinal. La dificultad técnica es que los nervios implicados en el dolor pasan a través de la misma zona que otros implicados en otras funciones fisiológicas, y la reparación tiene que estar, por lo tanto, limitada en cuanto a la presión y a la manipulación, para evitar un daño nervioso permanente”. 
 
La Asociación de Quistes de Tarlov recopila información de los pacientes respecto al éxito de sus tratamientos directamente o a través de encuestas realizadas entre los mismos (Ver Sección: Encuesta para pacientes). Estos informes de primera mano difieren respecto a aquellos obtenidos por los Centros y publicados en revistas médicas. Las diferencias se refieren al porcentaje de pacientes en los cuales los tratamientos han resultado beneficiosos. Quizás los pacientes responden de modo fidedigno a las encuestas cuando estas han de ser cumplimentadas por ellos mismos, mientras que cuando los entrevistadores son “oficiales” les responden lo que a los médicos que les han tratado les gustaría oír. Algo está claro de estas encuestas de primera mano: cuando estas proceden directamente de pacientes con QT’s la media de los pacientes tratados con éxito mediante un procedimiento concreto es mas bajo que el porcentaje de éxito que se recoge en los estudios publicados. 
 
Aunque las encuestas procedentes de los miembros de nuestra asociación recogen resultados de periodos mas cortos que los de los estudios publicados, son resultados de primera mano, expresados directamente por los pacientes que no se encuentran bajo presión para responder tanto si el tratamiento ha sido un fracaso como si ha sido un éxito. Los resultados de esta encuesta se pueden encontrar en inglés en el apartado “survey” de la web www.tarlovcyst.net 
 
Como se ha comentado con anterioridad, nuestros estudios prueban que varios neurocirujanos han conseguido los mejores resultados profesionales. En el Hospital John Hopkins, en Baltimore, el neurocirujano Doctor Donlin LONG y el neuroradiólogo K. Murphy. Además del hospital de John Hopkins, el procedimiento no invasivo de pegamento (fibrina) está disponible en muchos otros establecimientos, 
 
 General de Massachusetts (Dr. Joshua Hirsch), 
 Universidad Louis Pasteur, Estrasburgo (Dr. Daniel Maitrot), 
 Hospital del Valle de Santa Clara, San José, California (Dr. M. Patel). 
 
Para la elección del tratamiento, el Profesor MAITROT recomienda la realización de una mielografía como complemento a la RMN inicial. Las imágenes de Rayos X tras la administración de un medio de contraste deben ser tomadas inmediatamente y luego dos horas más tarde, 6 horas, etc….hasta 24 horas para seguir la progresión del medio de contraste (velocidad y cantidad). Los resultados de la mielografía son determinantes para decidir si la FGI, minimamante invasiva puede ser suficiente, o si, por el contrario, se precisa una cirugía abierta mas agresiva. Encontrarán información mas detallada sobre los distintos tratamientos en Francia y EUU en las distintas secciones de esta web. 
 
RIESGOS DE LA FGI 
 
Como el Dr. Burton afirma, el espacio subaracnoideo de la columna vertebral debe ser considerado por los neurocirujanos como el “sancto sanctorum”, el lugar mas sagrado del cuerpo, y no debe ser tocado a la ligera. 
 
Si durante la intervención percutánea se punza la dura-madre y sangra, el tejido aracnoideo reacciona a la sangre como si fuera un cuerpo extraño. El resultado es la aracnoiditis. Como los QT’s la aracnoiditis puede ser asintomática, pero si es sintomñatica es permanente y progresiva. 
 

(c) Isabel Jiménez Bueno - Créé à l'aide de Populus.
Modifié en dernier lieu le 13.06.2007
- Déjà 336 visites sur ce site!